Leioako udala

Francesco Tonucci. Desde 2004 y hasta el 8 de Mayo.

Francesco Tonucci. Desde 2004 y hasta el 8 de Mayo.

 

“Una ciudad mejora para todos si lo hace particularmente para la población más frágil”

FRANCESCO TONUCCI.

Pensador, psicopedagogo y dibujante italiano.

Fundador del proyecto La Cittá dei Bambini /La Ciudad De Los Niños.

Herrigune se fue en el 2004 a conocerle y desde entonces, nos acompaña.

FRANCESCO, LLEVAS MÁS DE VEINTE AÑOS EN MARCHA CON ESTE PROYECTO POLÍTICO, ¿CÓMO SURGIÓ LA IDEA O CÓMO LLEGASTE AL PROYECTO “LA CITTÀ DEI BAMBINI”?

El proyecto nace en 1991. En aquella época me interesaba por la soledad de los niños. A saber, el hecho de que los niños son cada vez más hijos únicos. Esto significa que pierden la compañía de los hermanos y hermanas en casa y además tampoco pueden salir de casa para buscar amigos y jugar fuera. Hasta entonces este problema se consideraba privado y la única respuesta por parte de la familia era defender a los niños y comprar en exceso, aprovechando el amplio abanico de productos comerciales, pensados precisamente para que los niños pudieran estar a gusto incluso solos (juguetes, televisión, videojuegos, juegos). Yo pensaba que este ajuste era incorrecto, que el problema no era privado y de la familia, sino público, político y de la ciudad. Éramos los ciudadanos quienes habíamos rechazado a los niños reduciéndoles al espacio de la casa, delante de una pantalla. Por esa razón la primera propuesta que hice al alcalde de Fano, mi ciudad natal, fue realizar un proyecto cuyo primer objetivo era permitir a los niños salir de casa sin que fueran acompañados por sus padres.

DESPUÉS DE TODO ESTE TIEMPO, ¿QUÉ OBJETIVOS SE PERSIGUEN CON EL PROYECTO “LA CITTÀ DEI BAMBINI”? ¿HAN CAMBIADO EN ESTE TIEMPO?

Se ha mantenido este objetivo original pero insertándolo en un contexto científico más amplio, fundado en la idea y en el convencimiento de que los niños y niñas son autónomos hacia el final de su primer año, y por esa razón merecen ser los protagonistas de su propia vida y poder  participar en las decisiones de su familia y de su ciudad. Ésta es la base científica de la participación de los niños en el gobierno de la ciudad expresando sus ideas, manifestando sus exigencias y sus sueños, protestando por los abusos de los adultos. A esta motivación científica se ha sumado la motivación jurídica de la convención internacional de los derechos del niño y de los adolescentes, especialmente en su artículo 12, donde se especifica que los niños tienen derecho a expresar su parecer cada vez que se tomen decisiones que les conciernen y a que las opiniones de los niños sean debidamente tomadas en cuenta.

¿POR QUÉ SE CENTRA EL PROYECTO EN LA AUTONOMÍA Y LA PARTICIPACIÓN? ¿QUÉ ES PARA TI “LO NIÑO COMO PARÁMETRO”?

El objetivo principal del proyecto es proponer al alcalde y a la administración de la ciudad que asuman a los niños como parametro de evaluación y cambio, porque una ciudad mejora para todos (no sólo para los niños) si lo hace particularmente para la población más frágil (ancianos, personas con discapacidad, inmigrantes, desfavorecidos y niños). Los niños no son sólo una categoría social o generacional, sino que asumen un valor paradigmático y representan al otro, a todos los demás, especialmente a los que se excluye de las decisiones, del poder e incluso de la ciudad, aquellos que viven encerrados en servicios especialmente creados para ellos o en casa.

El proyecto propone la participación porque gracias a las ideas de los niños, que se asemejan siempre a las ideas de los científicos (psicólogos, arquitectos urbanos, sociólogos, pediatras), es posible hacer que la ciudad sea mejor para todos. Los niños no piensan en una ciudad sólo para ellos, no tendría sentido. Para ellos una ciudad donde podamos vivir a gusto debe ser una ciudad de todos y para todos. Sólo los adultos somos capaces de idear una ciudad que excluya categorías sociales como los ancianos, personas con discapacidad, niños que de hecho son excluidos de la calle y de los espacios publicos de la ciudad. Somos capaces de pensar en una ciudad más adaptada a nuestros coches que a las personas.

El proyecto propone la autonomía del movimiento de los niños en su ciudad porque se ha perdido totalmente este derecho básico en las últimas décadas, porque los niños y las niñas pagan un precio muy alto en su desarrollo cognitivo, social y físico por esta pérdida; porque la ciudad perdiendo a los niños en los espacios públicos empeora. Si los niños vuelven a la calle, las calles serán más seguras, volverá el cuidado y la preocupación de los vecinos, el comportamiento de los adultos se hará más respetuoso y correcto.

CUANDO COMENZAMOS HERRIGUNE LEIOA NOS CENTRAMOS EN LA INCLUSIÓN DE LA INFANCIA EN LA VIDA COMUNITARIA “POR DERECHO”. AHORA, CUANDO INSISTIMOS, LO HACEMOS PORQUE CREEMOS QUE ES BENEFICIOSO TAMBIÉN PARA LA COMUNIDAD. ALLÁ DONDE PONES EN MARCHA TU MODELO DE CIUDAD, ¿DE QUÉ MANERA PERCIBES QUE SE PLASMAN ESOS BENEFICIOS?

En primer lugar, los adultos empiezan a escuchar a los niños y a tener en cuenta lo que piensan y lo que proponen. Escuchar a los niños es mucho más que protegerlos y defenderlos. Significa reconocerlos como capaces de ofrecer puntos de vista, diversos e innovadores.

En segundo lugar, aceptamos el conflicto que manifiestan los niños con sus propuestas aceptando el cambio que crean. Naturalmente, una ciudad que acepta las propuestas de los niños es una ciudad que se vuelve más verde, más lenta, menos dominada por los coches, más sensible a las necesidades de los sectores más frágiles. Favorece la movilidad de los peatones y de las bicis. Un niño de Granollers (Barcelona) decía “la bicicleta es más democrática que el coche.”

¿QUÉ ES PARA TI UNA COMUNIDAD EDUCATIVA O DE APRENDIZAJE? ¿TENEMOS UNA RESPONSABILIDAD COMUNITARIA EN LA EDUCACIÓN DE LA CIUDADANÍA, NIÑAS, NIÑOS Y TAMBIÉN JÓVENES Y ADULTOS?

Respecto a la educación, la ciudad debe ser una ciudad educativa. Esto significa que la educación sale de la competencia exclusiva de la familia y de la escuela y convoca a la ciudad, con sus estructuras y servicios publicos y privados a contribuir con sus propuestas para la educación.

-¿CUÁL SERÍA EL PAPEL DE LOS OTROS CIUDADANOS?

No deberían ser “otros ciudadanos” sino “sólo ciudadanos”. Somos todos los ciudadanos, todos los habitantes de la ciudad, desde los niños hasta el alcalde, incluyendo a todas las generaciones y todas las categorías sociales.

 

* Francesco Tonucci ofrecerá una conferencia dentro del marco de la Presentación Pública de la Comunidad Educativa: el 8 de mayo miércoles, de 11:30 a 13:30h en la sala Juliana Agirrezabala de la Escuela de Magisterio de la UPV de Leioa.  

Comparte:
Facebook Twitter Plusone Linkedin Email

Deja un comentario